Nuevas rutas a Machu Picchu requieren una inversión de US$ 78 mlls

Hoy solo se tienen dos accesos a la ciudadela: por tren o Camino Inca. Cuando se cierra la ferrovía los hoteleros pierden US$ 25 mil por día
Por lo menos 17 tipos de turistas llegan a Machu Picchu en la actualidad: los que buscan cultura, los que vienen por la naturaleza, los fanáticos de la historia y la arqueología, los que desean avistar aves, entre otros.

Sería ideal –de acuerdo con la Cámara Regional de Turismo de Cusco (Cartuc)– que para cada tipo de visitante hubiera una ruta especial de ingreso al santuario, un circuito que, de entrada, les permitiera el contacto directo con sus gustos e intereses. Sin embargo, la realidad de la oferta turística en la ciudadela está lejos de esa proyección. Los accesos a Machu Picchu en esta temporada son solo dos: vía tren o Camino Inca.

Y dos, por cierto, es mucho decir, pues la verdad es que recién desde el último martes se reabrió el Camino Inca, cerrado todo febrero por las lluvias.

Si a esto se le restan los días en que las operaciones en la línea férrea se suspendieron por la crecida del río Vilcanota –21 y 25 de febrero, por ejemplo–, el diagnóstico es obvio, a juicio de la Cartuc: urgen nuevas rutas al primer destino turístico de nuestro país.

VULNERABLE
Para Roger Valencia, vicepresidente del gremio empresarial cusqueño, se deben habilitar más caminos a Machu Picchu, sobre todo por la seguridad de sus visitantes.

“No se puede tener solo un ingreso-salida de la ciudadela, sería muy peligroso no contar con más vías de evacuación si ocurriera un desastre natural”, detalla Valencia a El Comercio.

El tema cobra importancia a medida que se confirma que, por estos meses, la fuerza del río Vilcanota siempre ocasiona cierres temporales en la ferrovía rumbo a Machu Picchu, debido a la geografía del lugar.

Lo dicho se infiere de la opinión técnica manifestada a este Diario por el ingeniero Armando Rivera, gerente general del operador Inca Rail.

Según Rivera, sea porque aumente el caudal del río o porque ocurran algunos deslaves en el área, el tránsito en la línea de trenes durante enero y febrero suele quedar supeditado a los registros de aforo en las estaciones que miden la fuerza del Vilcanota. “Si la ola supera los 600 metros cúbicos por segundo, se suspende todo”, detalla.

La mala noticia es que, cuando eso pasa, y debido a la dependencia de la ruta, hoteleros y empresas turísticas en Machu Picchu Pueblo pierden el 90% de sus clientes, y sin opción a recuperarlos.

¿Cómo evitar que la urbe se quede vacía? La Cartuc ha actualizado un plan que presentó ante el Gobierno Regional de Cusco en el 2009, un proyecto que contempla la habilitación de cuatro accesos alternativos a la maravilla, tres de ellos factibles de implementar antes de se centenario.

ALTERNATIVAS
Dejar listos estos nuevos circuitos costaría cerca de US$78 millones, pero basta con US$5 millones para que los turistas que arriben en la próxima temporada alta –comienza en junio– puedan utilizar al menos tres.

Uno de ellos es la carretera Cusco-Limatambo-Mollepata-Santa Teresa-Hidroeléctrica de Machu Picchu. Según Roger Valencia, la vía está asfaltada hasta Limatambo. Faltaría nivelar la trocha entre Mollepata y la hidroeléctrica. “Una inversión de más o menos US$3 millones”, explica.

Ahora, si lo que se pretende es dejar asfaltado el íntegro de la carretera, el gasto ascendería a US$70 millones, aproximadamente. Ojo, esta opción reduce a dos horas y media el arribo a la maravilla, pues se trata de un recorrido de solo 150 kilómetros.

Otra alternativa implica seguir la vía Cusco-Ollantaytambo-Abra de Málaga-Santa Teresa-Hidroeléctrica de Machu Picchu. Esta ruta ya se toma cuando cesan las lluvias. La novedad aquí es el uso de un elevador luego de cruzar la hidroeléctrica, en San Miguel. Construir ese elevador requeriría US$3 millones. Pero quizás la ruta más factible de concretar sea la que aprovecha la red de caminos incas, que parte de los kilómetros 113,5, 115, 117 y 119. Implementarla costaría US$2 millones.

Fuente: http://elcomercio.pe
CARLOS HURTADO DE MENDOZA

No hay comentarios:

Publicar un comentario